Objetivos

  • Fomentar la Coparentalidad: Centrar a la pareja en su función de padres/madres, ya que, tras la ruptura de la relación afectiva, el vínculo parental continua.
  • Evitar enfrentamientos entre la pareja y su incidencia en los hijos: La mediación ayuda a las partes a ver y a modificar las conductas perjudiciales de los padres/madres sobre los hijos/as, suponiendo así una medida preventiva de los trastornos psicológicos de los menores asociados a una forma inadecuada de los progenitores de llevar a cabo la ruptura.
  • Aumentar el cumplimiento de los acuerdos: Respetar la voluntad de los padres/madres, sin someter a estos a presiones o imposiciones inherentes a la vía judicial, provoca un aumento del compromiso y el interés por el cumplimiento de los acuerdos tomados de mutuo acuerdo.